Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

No es buen momento para las SICAV

Juan Gomeza Garamendi, Socio en KRESTON IBERAUDIT

Ya desde hace unos años se viene poniendo el foco en este tipo de Sociedades utilizadas profesionales y ciudadanos para canalizar sus inversiones. Estas sociedades se benefician de un régimen fiscal muy ventajoso al tener el tipo del impuesto sobre sociedades al 1%.  Un tipo de gravamen que provocó que muchas personas se agruparan para conformar estas SICAV, es necesario 100 accionistas y un capital mínimo de 2,4 millones de euros, y así beneficiarse de las ventajas fiscales que este vehículo financiero ofrece.

Pero ya desde antes de las elecciones generales de 2016 prácticamente la totalidad de los partidos políticos incluyeron en sus programas electorales la revisión de esta figura societaria. Incluso el propio pacto de gobierno entre el PP y Ciudadanos incluyó un punto en el que se devolvería la actividad supervisora de estas SICAV de la CNMV a la Agencia Tributaría. Sin embargo, nada sobre esto se llegó a materializar.

Ahora con la tramitación de la ley de presupuestos generales del estado estas sociedades vuelven a la palestra ya que, en caso de aprobarse los presupuestos presentados por el gobierno de Pedro Sánchez, la actividad de supervisión volverá a la agencia tributaría. Con una encomienda cierta: la detección del uso fraudulento de estos vehículos de inversión por el uso de “Mariachis” o accionistas de paja sin control real de la SICAV que los Inspectores de Hacienda llevan denunciando desde el año 2007.

Por ello ahora los dueños de este tipo de vehículos de inversión se ven en la tesitura de optar por tres decisiones:

1. Fusionarse con SICAV más grandes, con la pérdida de poder sobre la toma de decisiones sobre sus inversiones que ello supone.

2. Liquidar la SICAV.

3. Transformación a una SA o una SL.

Siendo para nosotros esta última, la opción más favorable.

Estos tramites son complejos y muchas veces las propias gestoras no disponen de equipos especializados en tramitación de todos los requerimientos que exige este tipo de operaciones. Kreston Iberaudit ya tiene experiencia en este proceso de transformación y/o liquidación de SICAVS así como en el estudio de los impactos fiscales que estos procesos pueden tener en los accionistas.