VENTA DE EMPRESAS, NEGOCIOS O ACTIVOS

Cuando el empresario tiene en cabeza un cambio de aires como consecuencia de diferentes factores que imposibilitan la continuidad del negocio o empresa se debe iniciar un proceso de preparación interno y reflexión a la hora de iniciar la venta.

Para tener claro los términos, podemos definir como compraventa de una empresa cuando se transmite la gestión, sus activos o sus valores tangibles, ya sea a través de la transmisión de los activos o del negocio de la sociedad, o mediante la transmisión de las acciones o participaciones sociales.

 

PASOS A SEGUIR

La venta de una empresa, con independencia de la fórmula que se utilice para ello, es una operación compleja por lo que es necesario seguir una serie de pasos para llegar a su fin con el mayor éxito posible.

1. Momento idóneo para la venta

En primer lugar, es conveniente determinar si la empresa se encuentra en el momento idóneo para su venta, ya que puede ser necesario realizar cambios estructurales y legales con miras a buscar la mejor posición vendedora posible.
En el caso de las Start ups, el momento idóneo para su venta es cuando ha logrado evolucionar y llegar al hito o evento posible

2. Valor de la empresa

El siguiente paso consiste en determinar el valor de la empresa, el cual dependerá entre otros aspectos, de la situación del sector en el que opera, gestión del negocio realizado, situación financiera, negocio afín o no a los socios de la empresa, trayectoria empresarial presente y perspectivas de futuro del negocio (posibles nuevos proyectos o contratos).

Por tanto, para determinar el valor real de una empresa además de tener en cuenta los aspectos económicos-financieros que la componen, es necesario prestar atención a otros criterios y elementos que influyen en el propio negocio y en el sector donde desarrolla la actividad.

3. Búsqueda de compradores

En ocasiones surge la duda de dónde encontrar inversores o compradores de empresa y esto puede hacerse a través de diferentes métodos.

Probablemente la mejor opción es a través de un asesor o empresas especializadas en la compraventa de empresas. Otra opción puede ser buscar entre los socios, clientes, proveedores o incluso entre la competencia, así como acudir a inversores que puedan estar interesados en adquirir esa empresa, aunque no siempre en estos casos coincide los deseos de ambas partes.

En cualquier caso, es recomendable encontrar al comprador que se ajuste a las necesidades de los socios y del negocio a transmitir. No todo vale. Para ello es recomendable seguir el paso y consejo de asesores especializados en compraventa de empresas.

4. Negociación

Una vez que se entablan las negociaciones con el posible comprador, el primer paso es la firma de un acuerdo de confidencialidad (NDA) para proteger toda la información que se va a compartir por parte del vendedor con el comprador y someterlo al ámbito de la potencial adquisición, excluyendo cualquier otro uso (especialmente con posibles competidores). No es una cuestión baladí sino de gran importancia para el devenir de la información que se entrega y el uso que pueden hacer de ella.

A continuación, una vez se lleguen a determinados acuerdos, se debe formalizar una serie de documentos en función de las relaciones bilaterales y las intenciones de las partes o complejidad del asunto.

Por una parte, tenemos la carta de intenciones, llamada en términos anglosajones como “letter of intent” (LOI), en la cual, se redactan los términos y condiciones generales y básicos de la adquisición , a determinar en función de los compromisos adquiridos. Pese a que ambas partes lo firmen, es posible que no sea vinculante, puesto que puede quedar sometido el acuerdo al resultado de la Due Diligence, que posteriormente pasaremos a explicar.

Otra alternativa a la LOI es un MOU, llamado, memorandum of understanding o de intenciones, en el cual se reflejan las intenciones generales de una parte en comprar a la otra, siendo el mismo menos formal y más genérico que la LOI. Normalmente se suele utilizar en una fase previa o un acuerdo posterior de promesa de compra o LOI.

Finalmente, hay una tercera opción equivalente a la LOI y MOU, como es el Contrato de Promesa, en el cual se regulan entre dos partes la obligación de comprar y vender en un futuro dicha empresa o activos de la misma en unas determinadas condiciones, pudiendo pactarse un pago como señal para afianzar la promesa.

5. Due Diligence

Una vez formalizado el acuerdo inicial, en las diferentes fases y procesos posibles, las partes suelen iniciar la Due Diligence o bien la revisión de las diferentes áreas tanto legales como financieras de la empresa para localizar o determinar posibles contingencias que puedan dar o conocer el estado de la empresa o negocio y con ello su posible influencia en las conversaciones entre las partes, especialmente en el precio y garantías o incluso un cambio en la voluntad de compra por el potencial adquirente.

6. Cierre

Finalizada la Due Diligence, y analizado el informe de la misma, si las partes están de acuerdo en continuar con la operación, se procederá a iniciar dos caminos distintos. Por una parte, iniciar conversaciones para determinar los posibles ajustes de precio y garantías a otorgar derivados del resultado de la Due Diligence, o bien, por otra parte sin ajustes apreciables, iniciar las conversaciones para cerrar todos lo flecos de la operación.

Una vez cerrada entre las partes la fase anterior, las mismas inician con sus asesores la preparación de los términos del contrato de compraventa o SPA, con las manifestaciones y garantías y demás documentos afines a la misma.

Este es el momento cumbre y final del proceso, donde las partes negocian duramente los términos de la operación dentro del ámbito del contrato y documentos afines a la misma (documentos privados, acuerdos sociales de cambio administrador, domicilio, pacto de socios, etc) para llegar al cierre total de la operación.

Tras el cierre de los documentos transaccionales se produce la firma notarial de los documentos tanto públicos como privados produciéndose el pago del precio y el cambio de manos de la empresa, negocio o activos. Es común que en estos procesos las partes se encuentren negociando hasta el último suspiro previo a la firma.

 

En Kreston, tenemos experiencia en cada una de las áreas del proceso de compraventa.

¿Necesitas que te ayudemos?.

 

David Olivares, Derecho, Madrid

David Olivares                                      
Socio de Kreston Iberaudit                     
Abogado                    

 

Contactar